domingo, 23 de marzo de 2014

LA PRIMAVERA Y LA 3ª EDAD


                                                                              
La primavera es una estación del año que todos esperamos, después del crudo y largo invierno, y que invita a salir y a estar más activos.

De hecho, a menudo acostumbramos a comentar que "la primavera la sangre altera", y lo hace en todos los sentidos que pueda tener esta expresión, positivos y negativos.

La primavera es una época en la que se produce un cambio climático y una inestabilidad del buen tiempo en general; nuestro cuerpo lo nota y se producen ciertos cambios: tienden a aumentar los niveles de colesterol y de azúcar, y la acidez de la sangre; se produce también un aumento de secreción hormonal. El cuerpo, por lo tanto, debe adaptarse a un nuevo clima y hasta que esto pasa se pueden producir situaciones de cansancio (la famosa astenia primaveral), somnolencia, bajadas de tensión, apatía, pérdida de hambre... Estos cambios pueden ser experimentales con más o menos intensidad, dependiendo de cada persona, aunque se puede decir que estos síntomas están dentro de la normalidad; no son  nada más que una adaptación de nuestro organismo a los cambios que se producen en nuestro entorno.

Por lo tanto, todo el mundo estaría de acuerdo con el hecho de que las estaciones de transición (primavera y otoño, pero sobretodo la primavera) nos afectan de algún modo, la tercera edad  es más sensible a estos cambios

Las "depresiones primaverales" son un mito, pero a menudo se utiliza esta expresión para culpar a esta estación de la depresión y olvidar otros problemas .

Hay que estar muy alerta, ya que una depresión o un trastorno psiquiátrico no puede ser diagnosticado por alguien que nos ve por la calle y nos encuentra un poco bajos de ánimo, sino que lo tiene que hacer un especialista, ya que estos trastornos son algo más que una "caída del ánimo". Aún así, hay que reconocer que el cambio de luz nos afecta, y que en personas con trastornos psiquiátricos ya instaurados el patrón estacional influye entre un 10% y un 20%.

Por lo tanto, la primavera en si no provoca ningún trastorno, sino que tiene alguna influencia en personas más sensibles a los cambios como son nuestros mayores.

El cambio de hora afecta a los mayores.  Este fin de semana, es el momento en el que hay que cambiar la hora del reloj. Este cambio tiene muchas ventajas positivas para las personas mayores, especialmente, para aquellas que viven solas. La alegría de los días largos de primavera contrasta con la brevedad del mal tiempo invernal.

Pero si están solos, lo único que quieren es que termine el día. ¿Podemos regalarle parte de esta hora más de luz?


sábado, 8 de marzo de 2014

Día 8 de Marzo. Día de todas las mujeres

Día 8 de marzo.

Desde Fiss Jaén queremos felicitar y agradecer a todas las mujeres que pertenecen a la tercera edad la contribución a este gran día

 

No entendemos a la mujer trabajadora como aquella que pertenece ,tiene ó trabaja para una empresa tanto del sector público cómo privado, a parte de ellas, existe un pasado que forma parte de la tercera edad de ahora en el que las mujeres no podían elegir el trabajar fuera de casa, tenían que asumir "TODAS" las tareas del hogar y no existían colegios para poder dejar a sus hijos  desarrollarse en otras actividades.

A ELLAS nos queremos dirigir hoy, a ELLAS que no pudieron elegir, a ELLAS que nunca se les reconoció el trabajo y que muchas no tienen ahora por no cotizar una pensión digna para tener una vejez de calidad.

 

¡FELICIDADES! a todas, gracias a vosotras ahora podemos elegir en la vida